fbpx Skip to main content
técnicas LEAN para gestionar un almacén

Cualquier persona que trabaje con almacenes o en logística sabe los malos resultados derivados de un almacén mal optimizado y esto, lamentablemente es muy frecuente.

En alguna ocasión hemos hablado de  metodología LEAN y sus beneficios. Vamos a ver cómo podremos aplicarla de forma práctica y ver rápidamente los resultados.

Esta metodología busca la manera de mejorar y optimizar los procesos eliminando y/o reduciendo aquellas actividades que no añadan valor dentro del proceso: Producto innecesario almacenado en cantidades ingentes, roturas de stock de productos que si son necesarios, una falta de control visual de las instalaciones y una dependencia excesiva del personal responsable de cada área.

Para ello es necesaria una gestión moderna en la que se reduzcan los costes, las tareas administrativas y los tiempos de proceso, repercutiendo así, en la calidad del producto y la satisfacción de los clientes.

Una forma de conseguirlo es conocer e implantar las 5S en todo el ámbito de trabajo.

 

¿Qué son las 5S del LEAN?

Esta metodología tiene su origen en, práctica surgida en Japón que se basa en el control estadístico de los procesos con el objetivo de eliminar cualquier ineficacia. Las 5S corresponden a diferentes palabras japonesas que implican las siguientes acciones:

Separar innecesarios (Seiri). Eliminar todo aquello que resulte innecesario para la tarea y que pueda derivar en errores o provocar accidentes.

Situar necesarios (Seiton). Identificar aquella información, herramientas y materiales imprescindibles para la realización del trabajo.

Suprimir suciedad (Seiso). Una buena limpieza y archivo está directamente relacionada con el buen funcionamiento de los equipos de distribución, mercancía y documentación.

Estandarizar (Seiketsu). Todos los departamentos y empleados tienen que conocer el funcionamiento y estado de cada paso en la cadena de distribución y venta.

Seguir mejorando (Shitsuke). Incentivar y motivar a nuestros empleados para convertir en hábito los procedimientos de trabajo.

Con la implantación de las 5S, lograremos espacios de trabajo más limpios, seguros, ordenados y organizados. Al final, todo esto redundará en una mejor organización en el ambiente laboral y generará un aumento de la productividad.

¿Qué necesitamos hacer conseguir un almacén y tienda LEAN?

Organización. Debemos mantener un orden en las zonas de almacenaje de acuerdo a la rotación de los productos. Identificar grupos, familias y usos.

Ubicación fija. La ubicación de un producto estará establecida, será fija y no tendrá duplicados, es decir, el mismo producto sólo estará en un lugar de nuestro almacén, y siempre será el mismo, identificando los productos con etiquetas giradas hacia los pasillos de acceso para favorecer la identificación de cada ubicación de forma rápida y eficaz. De esta manera cada empleado podrá conocer el stock y estado de cada artículo.

Disposición flexible. Conocer cada artículo antes de su colocación para el fácil acceso del personal y su manipulación con carretillas elevadoras, transpaletas, apiladores, etc.

Con todo esto conseguiremos una Gestión Visual que ayudará a crear hábitos de trabajo en los empleados, mejorando la productividad en las tareas de almacenaje, como pueden ser la reposición, y facilitando por otra parte la introducción de nuevas mejoras.
Control de operaciones. Deberán estar perfectamente definidos de forma clara cuales son los indicadores del rendimiento del equipo, así como las responsabilidades de cada uno de los miembros.

Resumiendo, vemos que la aplicación de las 5S para la mejora continua de la empresa, (en este caso del almacén) parte de premisas muy básicas pero que pueden proporcionarnos importantes beneficios a través de la reducción de costes, tiempos, inventarios y la mejora en la productividad y los procesos.

Lo único que hace falta para implantar este sistema Lean es una infraestructura increíblemente sencilla que incluye un software de usuario. Un ERP de gestión recopila toda la información y la manda a los diferentes departamentos para que dispongan de información fehaciente a tiempo real y puedan coordinarse entre todos.

El software controla la evolución de los pedidos de los clientes, con lo que se obtiene todo un nuevo nivel de transparencia. La gestión de pedidos basada en la localización permite rastrear la evolución del pedido con precisión en todo momento e informa de los eventuales atascos y puntos débiles de la distribución.

El enfoque de un almacén inteligente puede dar a las empresas una ventaja considerable ante la competencia. Por eso, si en tu empresa se aplica la metodología Lean (o estáis pensando en utilizarla), y quieres mejorar los resultados, desde Codigo10 os asesoramos sin compromiso y recomendamos nuestros ERP y soluciones informáticas, fáciles y rápidas de instalar, con las que mejorar vuestros procesos de distribución y venta.

 

Deja un comentario

Formulario de contacto

    He leído y acepto los Términos y Condiciones